Blancanieves y la Reina Malvada

Espejito espejito mágico en la pared, dime una cosa, ¿quién es de todas las damas de este reino la más hermosa?”

Tú, mi reina, eres la más bella de todas…

Hasta que un día nace una joven cuya piel es del color de la nieve, su cabello negro como la noche y sus labios rojos como la rosa más hermosa. Y ahí empieza a cultivarse la discordia como una peste que crece por segundo y está dispuesta a arrasar con todo; y nosotros somos protagonistas de esa misma historia. ¿Cómo es posible?

En la vida de todo profesional, emprendedor, deportista, artista, existe un momento en que tal vez empiezas a ser realmente bueno en lo que haces. Llega un punto donde tu talento y tu desempeño exceden las expectativas generadas por la norma, y empiezas a llamar la atención. Probablemente en este momento adquieras mucha confianza en ti mismo, te esfuerces aún más para seguir evolucionando, y principalmente, quieres darte a conocer y aportar tu granito de arena en el ámbito en el que te desenvuelves.

Este momento es sumamente peligroso.

¿Por qué?

Porque para toda Blancanieves hay una Reina Malvada. Donde sea que estés, donde sea que te encuentres, siempre existirá la estrella del status quo; la persona que en el presente y hasta el sol de hoy, es considerada “la mejor” o “de las mejores”.

Aquí pueden suceder 2 cosas:

  1. La persona es de carácter noble, conoce y practica la humildad y lleva por dentro un espíritu amable que lo convierte en uno de tus posibles Maestros
  2. La persona es recelosa de su trabajo, se ha esmerado en constituir su propio monopolio, al igual que el personaje de Fiona en American Horror Story Coven, quiere aferrarse a su título de “The Supreme” con todas sus fuerzas vitales, y no está dispuesta a heredarlo, aún si esto signifique destruirte y cortarte las alas.

http://25.media.tumblr.com/cefcd8b677ad30c98fb545e29295f6bb/tumblr_mvk7i68LTc1re1pe5o4_r2_250.gif

Puede sonar exagerado o increíble que la gente de verdad se comporte de esta manera. En mi experiencia personal tengo un ejemplo muy gracioso de hace varios años atrás cuando le pedí un consejo a un maquillista profesional X, y su respuesta fue “Ay no es que yo soy la única persona en Panamá que sabe hacer eso y soy muy territorial con mi conocimiento”.

Tengo la certeza de que este tipo de actitud es el resultado de un desarrollo emocional truncado y una evidente inmadurez tardía. Esto es muy preocupante en los adultos y especialmente en las personas que ocupan un rol importante en cualquier ámbito, porque esto les da mucho poder para herir y destruir a los que aún se encuentran más atrás en la escalera de la vida.

Si en este punto de la nota ya se pueden identificar con este escenario tengo consejos tanto para Blancanieves, como para la Reina Malvada.

Querida Reina Malvada (o Rey):

Tuviste tu momento. Creciste, te desarrollaste en tu campo, lograste tu cometido, o tal vez no. Tienes tus trofeos, tus memorias, tu reconocimiento. Acéptalo, pero también acepta que en la línea del tiempo somos pequeños puntos en constante movimiento hacia adelante, y donde estas hoy no podrás estar mañana; el futuro le pertenece a otros.
No importa cuanta ira te provoque, no importa cuanta envidia puedas llegar a experimentar, NO le cortes las alas a las estrellas en crecimiento. Serás mejor recordado si fuiste Maestro. Pasaras tu legado y dentro del éxito y la felicidad que experimente aquel joven por el que te sientes amenazado existirá un lugar muy especial para ti y como una vela que enciende otra vela, tu luz nunca tendrá fin. Si te conviertes en el adversario, morirás como una antorcha en un día de tormenta. No importa que hagas, el futuro le pertenece a la próxima generación. Está fuera de tu alcance.

Querida Blancanieves (o príncipe):

No tomes nada personal. Si alguien te tiene rencor o envidia, no es tu problema; ellos son los que se van a dormir con una piedra en el zapato y un nudo en la garganta. Ten paciencia, ten MUCHA paciencia y si en algún momento te toca sufrir NO DEJES que te vean. Mantén la frente en alto y no le des a una persona con malas intenciones la satisfacción de verte en dolor. Digo que tengas paciencia porque un día, cuando menos lo esperen, vas a brillar con la furia de mil supernovas al punto en que les DOLERAN los ojos (y sobre todo el ego) y nadie te podrá arrebatar esa felicidad.

Reina, estás llena de belleza, es cierto, pero Blancanieves es mil veces más bella que tú y jamás podrás cambiar eso.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to Blancanieves y la Reina Malvada

  1. Taichi says:

    Recuerda que la sociedad estándar es, ante todo, un sistema de competencias donde cualquiera puede convertirse en una amenaza si esa persona es capaz de opacarte, ya sea de mala fé o de buena fé. A veces toca personas que de repente recelan de tí sólo porque proyectas naturalidad; y como cada individuo es único, teme que esa proyección que tú emanas sea eventualmente en una amenaza o peligro a su existencia dentro de la sociedad.

    La conducta de la sociedad juega un papel muy importante, más cuando tienes a tu alrededor individuos que prefieren competir como si fuese una jauría, en ves de complementarse contigo y actuar todos como comunidad…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s