La importancia de empezar desde cero

Hace poco tuve un sueño demasiado extraño. Me encontraba acostada adentro de un espacio negro totalmente oscuro sin poder moverme. El primer sentimiento fue claustrofobia; luego ansiedad. Por más que intentaba escapar no podía. Luego caí en cuenta de que estaba en una caja.

 

Fue entonces cuando escuché una voz en mi cabeza que decía “No importa que ficha juegues; Rey, Reina, Alfil, Caballo, Torre, Peón…. Al final del día todos descansan en la misma caja”. Entonces sentí pánico y ahí desperté.

Este sueño me ha estado dando vueltas en la cabeza por mucho tiempo, ya que la frase que escuché es una frase muy famosa y la había escuchado antes. ¿Pero por qué llegar al extremo de soñar con ella?

Después de darle vueltas al asunto, he caído en cuenta de que últimamente he estado reconsiderando un millón de cosas y cuestionando mis propios principios. Esto se debe a que accidentalmente he bajado la guardia y me he dejado intoxicar por influencias negativas del mundo que me rodea. Verán…. Cuando la gente es joven, creen que el mundo les pertenece. No conocen sus límites, son muy osados, e incluso llegan al extremo de la arrogancia. Esto se debe a que la mayoría de los jóvenes del círculo en el que he crecido, no han tenido que pasar páramos y tienen una noción un poco fantasiosa de la vida. Ahora, más específicamente, en el círculo de personas con habilidades artísticas con el que más me he familiarizado, el ego es una constante peligrosa. Solo basta con que un nombre aparezca en una publicación, o un rostro en una revista, y esto ya es causa de vanagloria e ilusión de superioridad.
Me atrevo a admitir que en una época me consideré perdida y llegué a inferir que tal vez yo quedaría atrapada en esta burbuja, pero la pausa y la reflexión llegaron justo a tiempo.

He notado que últimamente me siento familiarizada con el personaje de Nick Carraway en Great Gatsby.

“In my younger and more vulnerable years, my father gave me some advice: always to see the best in people, he would say. As a consequence, I’m inclined to reserve all judgements. Even I have a limit. Back then all of us drank too much. The more in tune with the times we were, the more we drank. And none of us contributed anything new. When I came back from New York I was disgusted.”

Desde el punto de vista de tercera persona, observadora, he llegado a odiar una postura en particular; la actitud de superioridad.

Esta actitud de superioridad se remonta a los tiempos en los que estaba en la escuela. Recuerdo como siempre hubo un grupo de niños que eran bastante disciplinados y obedientes, y entonces estaban esos niños que no tenían vergüenza de decirle “cállate” a una profesora. De adulta comprendí la raíz de estos pequeños tiranos. Eran chicos que en casa, sus padres con demasiado ego y demasiado dinero, los convencían de que ellos eran mejores que las personas que tenían menos. Todo empezaba con las empleadas. Si la comida no era perfecta, “que porquería”. Si el cuarto no estaba limpio “fucking vaga”, si no seguían sus órdenes abusivas “voy a hacer que te boten”. Luego el monstro se salía de control y las empleadas no eran suficiente; seguirían los padres. Llegaba la adolescencia y se robaban el carro, tomaban, se chocaban, se drogaban, y los padres ya no tenían control. Si una persona no conoce lo que es una figura de autoridad, ¿Cómo prenden que conozca lo que es respeto?

Y es así como estas mismas personas, a demás de no conocer el respeto, y no conocer el concepto de “luchar por algo”, llegan a adultos y no lo piensan dos veces cuando llega la hora de tomar “atajos” para llegar a donde quieren llegar. Con atajos me refiero a todo tipo de porquerías, como lo son utilizar a las personas, manipulación, mentir, robar, lavar dinero, en fin, todo un coctel de decadencia.

Y aquí entra otro tema que me molesta. La palabra “éxito” es la palabra más sobreestimada que conozco, ya que no se mide por un proceso, sino simplemente por un resultado visible.

Va un hombre bajándose de su auto de lujo en saco y corbata y un maletín que cuesta más que mi carrera universitaria, y la gente piensa “wow, qué exitoso”. Pero, realmente lo es? Si bien puede haber personas que forjan un camino honesto hacia los bienes materiales, así mismo están los que por medio de atajos, le venden su alma al diablo (y me refiero a la metáfora porque no sé si hay un diablo), y “ratean” su camino hacia el dinero y el lujo. Ahora, ¿qué pasa con el resto de la gente que no recurre a vestirse de sus logros? ¿Qué pasa si una bailarina profesional se fractura ambas piernas y aún así lucha y entrena para volver a ponerse de pie, y algún día logra bailar igual y hasta mejor?  Cuestionen la palabra éxito. Cuestiónenla mucho.

Y finalmente, para terminar esta publicación, ¿Por qué el título de empezar desde cero?
Porque creo que una de las cosas más importantes en esta vida, es empezar trabajando con las uñas; saber lo que es ser nadie, estar desnudo.

Hace poco inicié mi trayecto en una escuela de artes marciales y comprendí algo sumamente importante: cuando eres cinturón blanco, probablemente nada te salga bien al principio. Probablemente te caigas, pases humillación, lo intentes más de 100 veces hasta ver que mejoras un poco, te lesiones, sufras, veas lo lejos que estás de la cima de la montaña. Lo curioso es que, aquellos que están por encima de ti, te dan la mano. No te juzgan. Te apoyan. Te respetan. Curioso no?  Y es así, porque alguna vez ellos estuvieron en tu lugar, y saben lo que fue luchar, sentirse lejos, ser pequeño.

Entonces, por qué no es así en la vida?

Tal vez porque en la vida no todos empiezan de cero. Tal vez la mayoría de las personas que me rodean, nunca se han puesto un cinturón blanco.

Y termino con una frase de uno de mis ídolos de infancia, Sirius Black:

If you want to know what a man’s like, take a good look at how he treats his inferiors, not his equals.”

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to La importancia de empezar desde cero

  1. Mig says:

    Total y absolutamente de acuerdo nada es mas valioso e importante que los logros que obtienes empezando de cero y con sacrificio y si pese a tus logros sigues siendo humilde es mucho mas admirable…

  2. Kara Qöz says:

    Me encanto la alusión al ajedrez, mi juego favorito, el deporte de la familia =D la verdad es que al final todos descansan en la misma caja, pero a la hora del juego, para aquellos que se atreven a jugar, todas las piezas comienzan en cero, y es cuestión de no perder el objetivo independientemente de cuantas fichas pierdas o etc, por que si el miedo a vivir te atrapa o la mediocridad, y el otro lado sabe jugar, you’re bound to have a bad time, por que la vida sabe enseňar… y enseňa duro =P =D

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s